LOS MEXICANOS EN FITUR

A pesar de la que está cayendo en México, con relación a los problemas sociales y económicos (los políticos ya son permanentes, desde hace muchos años), el ánimo del mundo turístico mexicano que participó en la 35 edición de la Feria Internacional de Turismo en Madrid está por los cielos. Ninguno de los que intervino en la feria del turismo, se mostró preocupado, más bien lo contrario, desde las autoridades de Sectur, hasta el más pobre de los estados que pasaron por la capital española. Felicidades, entonces.


El resto de las naciones estuvo más o menos en la línea mexicana. No hay nada como el turismo para levantar el espíritu depresivo que la mayoría de las veces inducen los gobiernos y sus dirigentes políticos. Gracias al turismo, concluimos, el mundo es mejor. Y con poco que miremos por el mundo, nos daremos cuenta de que, a pesar de la violencia que impera por ahí, el mundo mantiene un pulso positivo, mirando con buenos ojos el incierto futuro.


Nosotros bajaremos a la tierra, a pisar con pies firmes el terreno. Dice la ministra de Comercio, Industria y Turismo de Colombia, Cecilia Álvarez Correa que “la paz (en su país) añadirá dos puntos al PIB”. Colombia lleva casi 50 años en conflicto interno y está inmersa en un proceso de negociación de paz. Las estimaciones sitúan el crecimiento de Colombia en torno al 4.2 por ciento. ¿Se imaginan lo que ocurriría en México, si cesara la violencia? No dos puntos, sino hasta cuatro, aventuramos, podría crecer la república.


Y a eso han venido los mexicanos a Fitur, a decirle al mundo que, a pesar de la violencia que impera en algunos estados y de la reducción del precio del petróleo, el país sigue adelante. Adelante a pesar de lo más grave que ha pasado en el país, la desaparición de 43 estudiantes que este gobierno de Enrique Peña Nieto llevará como signo negativo en su gestión. Por más logros que consiga, la historia lo recordará por la desaparición y muerte de esos jóvenes estudiantes mexicanos.


Zacatecas, Querétaro, Guanajuato, Nayarit, San Luis Potosí, Durango, Sinaloa… Hidalgo, bien a nivel privado o público, han sacado la mejor de sus caras para decirle al mundo que México es un país seguro. Los datos que ofreció la Sectur son para echar las campanas al vuelo, tanto por el número de visitantes que han ido a México, como el gasto por gasto que realizan los turistas.


Uno de los estados que más visibilidad adquirió en torno a Fitur fue Guanajuato, con la Capitalidad Iberoamericana de Cultura Gastronomía, titulo que ostentará este año. Con él y su “Punto Guanajuato”, donde ofrecieron degustaciones, catas, talleres de gastronomía del estado y asesoría a los interesados en Guanajuato, levantó expectación a pesar de que no tiene playa, que es como consiguen turistas los estados del Pacífico o el Caribe, que se venden casi sin esfuerzo.


Otro estado que no tiene playa es Hidalgo. Los enviados del gobernador, que finalmente no vino, fueron Manuel Sánchez Ramírez y Rodrigo Ruiz Medina, empeñados en hacer visible ese estado con pasado heroico y mejor futuro, si como piensan, van a seguir trabajando.


Con cambio de secretario de Turismo a última hora, los representantes de Hidalgo intentaron sumar esfuerzos para ofrecer el turismo cultural (Tula), y de aventura (corredor de la montaña), ante la oportunidad que significa tener a 90 kilómetros de la ciudad de México, un gran número de potenciales visitantes, incluso a pesar de la carretera que, en determinados momentos, se pone imposible. El subsecretario de Turismo prometió echar una mano a Hidalgo, así que deben aprovechar su buena voluntad, mientras se repiensa mejor el proyecto de la plaza del Reloj de Pachuca. ¿Han encuestado a la gente si les gusta el proyecto actual?


“Tenemos mucho trabajo por delante”, admitió Sánchez Ramírez, director de Mercadotecnia. Mucho sobre todo si vienen con regularidad a ferias como esta, porque solo sacan beneficios los que meten esfuerzo, tienen ideas, son emprendedores y tienen algo que ofrecer. Pero las cosas no pintan bien si contaban con el tren del DF a Querétaro, cancelado por órdenes del secretario de Hacienda. No hay dinero, tampoco para el peninsular Mérida-Cancún. Así que habrá que tener ideas, para resarcirse del palo.


Es lo que hacen en Quintana Roo, que se “inventaron” un nuevo uso horario para captar más turistas. Es lo que piensan y por ahora, tampoco teme el caribe mexicano que norteamericanos y cubanos normalicen sus relaciones, en cuyo horizonte aparece el turismo. Tardarán varios años en que Cuba represente un peligro para el Mundo Maya y sus playas tropicales, las de Quintana Roo, entre ellas. Como los de Zacatecas también, que sin tener playa, la consiguen en Mazatlán, siguiendo la ruta de Durango, que presume de tenerla en Sinaloa. Nayarit, en cambio, sigue picando piedra, anexando sus propios recursos con Puerto Vallarta, si hiciera falta.


Lo que no faltaron fueron los premios Excellence, para Jalisco, Nayarit y Jalisco. Le reconocen a organizaciones y líderes sus “logros innovadores”. España y México firmaron un acuerdo de cooperación que seguramente dará frutos, porque España es una potencia mundial en turismo y México, para no repetir los errores españoles (acabar con las playas) necesita preguntar qué es lo que no hay que hacer. México se ha comprometido a “proteger la inversión” española y eso genera un clima “favorable para hacer negocio”.


Tan importante como el acuerdo con la UNESCO, para mantener un “turismo sustentable”, un “código ético” de turismo para la selva maya y un plan de incentivos para el patrimonio de los Pueblos Mágicos.


FUENTE:  http://www.criteriohidalgo.com/notas.asp?id=291015

Escribir comentario

Comentarios: 0